Amigos

martes, 15 de junio de 2010

PASIÓN DE ÁNGEL - CAPÍTULO 3

Capítulo 3



La joven morena, llegaba al lugar de encuentro. Veía a su amiga apoyada en la pared y mirando por el lado contrario de donde venía ella, así que pensaba en darle un pequeño susto. Mientras lo meditaba, y riéndose al mismo tiempo, aceleraba el paso cuidadosamente para que no le oyese llegar.
- ¡Bú!- dijo Naiara dando un pequeño salto para llegar al lado de su amiga.
- ¡Aaah!- gritó Zoe mientras daba un brinco hacia atrás y apoyaba su mano derecha en el pecho por el susto- . ¿Estás loca? ¿Quieres matarme de un ataque al corazón?
- No. Solo quería asustarte, no matarte. Además, que no es para tanto. ¡No seas tan exagerada!- comentó riéndose.
- ¡Muy graciosa! Te la devolveré, ya lo verás.
- ¡Uy qué miedo!- contestó Naiara mientras hacía temblar sus manos a propósito.
Se quedaron mirando en silencio y se echaron a reír a la vez.
Las dos amigas discutían por el lugar donde iban a ir. Se decidieron por un bar que estaba a unos metros más adelante. Por el camino, fueron riéndose porque habían visto algunos parecidos a los famosos; como Woody Allen o Mr.Bean.
Llegaron al local y entraron hasta la barra, donde el camarero las vio. Se dirigió hacia ellas para servirlas.
- Hola, buenas- saludaron las dos al unísono.
- Buenas tardes. ¿Qué queréis tomar?
- Quiero una Coca-Cola Light, por favor. ¿Tú que quieres?-comentó Zoe dirigiéndose al camarero y luego mirando a su amiga.
- Un zumo de melocotón- respondió ésta.
- ¿Queréis algún pincho?- les preguntó el sirviente.
- ¡Sí! una ración de patatas bravas- contestó Zoe.
El empleado fue a coger las bebidas, puso en un plato unas cuantas patatas con forma cuadrada y una salsa rosa por encima. Lo introdujo en el microondas y las calentó durante menos de medio minuto, ya que el microondas le iba mal y a veces ni calentaba.
Las dos fueron a buscar los refrescos y se sentaron en un rincón del bar, mirando con dirección a la puerta para ver quién entraba.
Al poco rato, llegaban las patatas hacia la mesa de las chicas.
Pasaba el tiempo mientras Naiara y Zoe hablaban del examen que tenían el jueves.
Estaban tan entretenidas en sus cosas, que no se dieron cuenta de que había entrado un chico y les había mirado. Terminaron sus bebidas y el pincho, cuando se acercó el joven hacia ellas con una libreta y bolígrafo.
- ¿Queréis otra cosa o lo mismo que antes?- Las amigas se quedaron pensativas y se miraron a los ojos.
- No queremos nada más, gracias. Solo tenemos para pagar esto- respondió Naiara.
- Lo que pidáis ahora no tenéis que pagarlo vosotras. Os invita el chico que está al fondo de la barra- contestó el empleado mientras le indicaba a las amigas, con el dedo, el joven que entró antes y se encontraba al fondo de la barra con un abrigo negro encima. Sus manos estaban apoyadas en éste, leyendo un periódico.
Las muchachas se miraron; y tras hablarlo en bajo para que el camarero no les oyese, siguieron respondiendo que no. El hombre se dirigió hacia la barra y el chico lo llamó, mientras que Zoe y Naiara no le quitaban el ojo. Volvió el trabajador y le entregó una nota doblada a Naiara:

"No quiero que te asustes ni pienses nada raro. Solo quiero invitaros a lo que queráis porque cuando he entrado, me he quedado fascinado al ver un ángel tan hermoso como tú. Pido que aceptes mi invitación, y si te apetece que nos conozcamos más, agrégame a esta dirección: dani22@hotmail.com. Un beso".
Naiara se quedó con la boca abierta seguidamente de Zoe, que no paraba de interrogarla; preguntándole que de qué lo conocía. Ésta le respondía que de nada.
Regresó el camarero a la mesa y les volvió a preguntar. Esta vez sí accedieron a la invitación y Naiara pidió una hoja y un bolígrafo. En ella escribió:

"He aceptado la invitación, pero no te conozco de nada. Gracias, un beso".
Se la tendió al empleado. Pidió que se lo entregase cuando ellas se hubieran marchado y que le trajese la cuenta. El hombre le respondió que la primera ronda la había pagado el joven de la barra. La segunda consumición corría a cargo del mismo, así que fueron invitadas gracias a él. Zoe pensó en que si lo llegaba a saber, no le hubiese pedido los cinco euros a su madre. Esta vez se los guardaría.
Naiara pensaba si agregarlo o no cuando llegase a casa. Sentía mucha curiosidad.
Se terminaron lo que habían pedido y se marcharon diciendo adiós al camarero.
Caminando cada una hasta su vivienda, hablaban de lo sucedido.
Naiara llegó a su habitación y se conectó al MSN. Su amiga se encontraba en línea y hablaron un rato:
- Naiara, ¿lo vas agregar?- preguntó Zoe ansiosa.
- No sé. Es que me muero de curiosidad. Y es bastante guapo- respondió ella mordiéndose el labio instintivamente.
- Eso sí es verdad. Pues añádelo a ver que te dice.
- ¿Debería?
- ¡Oh sí, mi ángel!- carcajeó la rubia.
- ¡No hace gracia, Zoe! La verdad que es bonito lo que ha puesto en la nota.
- Muy bonito- rió-. Venga hazlo.
- ¡Vale!
La muchacha lo agregó, pero nadie se conectó.
- ¡Qué! ¿Está?-insistió la amiga.
- Que va, no está conectado- respondió ella con un poco de tristeza sin darse cuenta.
- Bueno guapa, me marcho a estudiar. Ya me contaras- añadió una imagen de un beso.
- Un beso. Te quiero mucho- se despidió.
Lo que no sabía Naiara, es lo que le pasará de ahora en adelante.

5 comentarios:

Cristina dijo...

ostia comom olaaa que interesanteeee mmm... que hable con él madree!!

pibito7_savi dijo...

esto ya empieza a coger color jejeje

Sun Burdock dijo...

¡Hola de nuevo! A ver, es cierto que ahora ya se va poniendo interesante, pero te recomiendo una cosa: en los diálogos, no pongas siempre "dice" y "responde", usa otras palabras como "preguntó", "masculló", "gritó", "susurró", etc. :)
Espero que te haya servido el consejo.

B€!t@ dijo...

muchisimas gracias por leerlo!!! se que a veces repito lo de dice, pero... tambien digo mas cosas!!! ya lo veras más adelante!!!xD espero que te siga gustando pese a los fallos y... me sirve mucho los consejos!!!xD gracias de nuevo!!

María del Mar dijo...

Me gusta la frase final de capítulo, enigmático